UN VIAJE INOLVIDABLE PARA EL VENDEDOR RÉCORD

José María López Peña bate récords a nivel mundial, tras consagrarse como la persona que más años lleva vendiendo Volkswagen: nada más y nada menos que 32 años. Como premio por su trayectoria, viajó a Alemania y Praga a conocer las fábricas que la automotriz tiene en Europa. Mirá la crónica de su viaje. 

José María López Peña es de esas personas que no se olvidan. No importa si lo conocés personalmente hace mucho tiempo, si sólo lo viste una vez o si simplemente tuviste la oportunidad de leer sobe él en alguna que otra nota en la prensa local. José María López Peña es de esas personas que no se olvidan.

Eso es exactamente lo que les pasó a Martín Massimino, gerente regional de Volkswagen Argentina y Andrés Díaz, gerente zonal de Volkswagen Argentina, quienes hace poco más de un mes le anunciaron a José una de las noticias más lindas y sorprendentes de su vida: el regalo de un viaje a Alemania, por parte de Volkswagen Argentina, como premio y reconocimiento a su larga trayectoria en Maipu Volkswagen.

José María López Peña bate récords a nivel mundial, y en el último tiempo se ha convertido en la persona que más años lleva vendiendo Volkswagen: nada más y nada menos que 32 años. Por eso, y por su personalidad sencilla, carismática y bondadosa resalta sobre el resto y deja una huella imborrable en todos los que se cruzan con él. Por eso también, se hizo merecedor de este importante premio.

El domingo 18 de octubre a las 13.45 h. bolso en mano, José esperaba ansioso la salida del avión, rumbo al Aeropuerto internacional de Frankfurt. A partir de ahí, comienza lo que él mismo describe como “el viaje más maravilloso de su vida” que le permitió conocer las ciudades de Wolfsburg y Dresden (Alemania) y Praga (República Checa).

“Me estalló la cabeza la ciudad de Praga, por su belleza, su historia, su antigüedad”, relata pero aclara que “eso fue lo que más me gusto en cuanto a lo que vi” porque “en la parte humana me encantó el grupo (una comitiva de 18 personas) tan hermoso como diverso”.

José está cargado de anécdotas: divertidas, emotivas, alegres. De este viaje tan especial elige resaltar la “experiencia maravillosa entre juventud y vejez que se vivió en el grupo” y explica que “ami me habían apodado ‘el viejo’, ‘che espérenlo al viejo que no se pierda’, me decían” y con una carcajada asegura que “yo me adapté a la juventud y ellos a mi vejez fantásticamente”.

Entre medio de las risas cuenta también que “la comida era bárbaro y la cerveza muy rica, pero en el afán de querer acostumbrarme a la cerveza alemana que es más amarga que la nuestra me tomé un montón”. “Fue sólo una obra de caridad”, aclara.

Deja para el último una de las partes más importantes: las visitas a las fábricas Volkswagen. Y en este punto le sobran los elogios: “Volkswagen y sus fábricas me enloquecieron por la tecnología, la modernidad, la pulcritud, la organización, por la hermosura de todo lo que significa eso. Es una cosa maravillosa”.

Y fiel a su personalidad agradecida y amable finaliza diciendo: “quiero agradecer a Volkswagen Argentina que tuvo la delicadeza de hacerme un regalo que me llenó el alma. Fue el mejor viaje de mi vida. Nunca lo voy a olvidar”.

Puedes contactarnos aquí WhatsApp